Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Judería

Un silencio  esculpió la drogada presencia del Doctor Livingstone  incendiando mis sábanas con una cerilla,  después una vieja loca interrumpió la partida de bolos  amargando los días y las noches  como una carracla martilleando mi cerebro,  pero cuando la sed hizo presencia del sexo de mi ex-novia goteó un barniz secreto usado por antiguos pintores flamencos mojando las catedrales y los consorcios. Las tapas de anchoas embellecidas en misteriosas tiendas de antigüedades  se carbonizaban por la judería,  bajo el amargo twist  bailado por los Dioses de ojos rojos.  El aire es más fresco  en esta zona de Zaragoza, haga frío o calor.
(de "Vida Sabática")

Tu Mano Fideo de Sangre

Portrait of Mimi (Detail) (C.Sandre, 2009) PASTEL
Tu mano fideo de sangre es una abeja con cabellos de limo meciendo un columpio con verrugas cuyas saladas gotas cuelgan los muertos en forma de rueda y un testículo de Dios electrocuta mi arpa blanca y azulina enyesando el amor con tus lágrimas hecho de sombra sin huesos ni sangre como un marido de manzana revoloteando tiernamente su helicóptero hecho de tinta cuando voy al baño sobre la paella sacando la lengua del cajón y la vieja pela ajos brotados de su pecho   lejos del espacio tiempo sin pensar si la peluca vuela libre o el hueso en la tormenta me ofrece su beso cual especia negra para ajustar mi reloj de eucalipto mientras se deshacen los abecedarios y los muertos escalan la luna hacia el eco de la nada cuando una guitarra hierve y la rosa se apaga en soledad.

Tu Ojo, Miel Azul

                               El Ojo de Nathalie
Ella arde en el horizonte sobre una carta de tarot bajo una estatua de fresa como tobogán desplomado en hondas esponjas y trompas de azúcar sus rosas cuelgan de la antorcha cerca de su ojo laberinto vestida con una camisa hecha de barba mece la montaña para sangrar las pizzerías de la calle langostino el año que volvimos a ser luna bajo una pirámide de motos como cuaderno de caligrafía asándose en su jugo su ojo iridiscente miel azul moneda rosa del árbol era el mismo color que yo pintaba en eterna espera por un amor desconocido.