Ir al contenido principal

Entradas

LO GUARRO EN EL INTERIOR

Ceremony, The (C.Sandre, 2018. SANGUINE)
Lo guarro en el interior ombligo con crema de maní quiero la tos del viento mientras ando por el cenicero y mi lengua está llena de bidones con posibilidades como un ciego jugando al tenis con sus testículos botando sobre una tierra humeante con olor a jengibre se caen al mar levanta el párpado para dragarlo destruiremos los jardines los pianos imaginarios hasta sangrar la llave de plata que abra una cueva junto al mar donde la mujer con cabellos de serpiente baila su arcana danza y el jardinero contempla impasible las llamas de la flota en el horizonte.
Entradas recientes

VARADO

Una cápsula de inocente sarcófago absorbida por el coño de cinco catedrales con peinetas llega al vientre de la diosa azahar y cantimplora de milagros donde mi abuela catalana camina desnuda sobre una tabla de surf y los fetos llueven dibujando el suicidio de la naftalina golpeando mi cabeza mohosa de setas donde bailan sesenta y seis joteras lesbianas y un cartero de paja destrozado por el cierzo implacable de las rubicundas lavanderas zampadas con patatas cansado por la sobada empanada mental de la multiculturalidad nos suplica por favor un cuarto y medio de guerra civil con ajo para conducir hacia el crepúsculo sudando cursos de carretillas y una pastilla de jabón sangrada del parto pero el coche no arranca lleva mil siglos varado en la miseria obsoleta de la alopecia congénita esperando sobre el acelerador una milagrosa mano vestida de rosas frescas y esperanza en el jardín secreto de nuca.
Varado (Foto C.Sandre, 2018 {Lima, Perú})

ACRIDIDAE GIGANTE

La langosta gigante entró por la ventana del piano imaginario reptando y volando envuelta en una nube de oro con el cabello de Jack Torrance a rastras en sus patas mecánicas y sus alas caían sobre un conservatorio de ángeles con toda la miseria a cuestas sobre el asiento de los ojos vacíos y el órgano del topo duro huía por la barbacoa manteniendo el fuego del pasado donde asar la lluvia a solas en encarnizada lucha fraticida formaba muebles imaginarios y un amigo sin rostro llamado Piedra. Fue expulsada hacia otro condominio por el niño bárbaro europeo atrapado en la contaminada costa de Lima. Tiempo después sobrevino una hambruna en el campo de concentración Nº 39 y el diablo continuó fumando tranquilo en una esquina cuarteando su piel negra de serpiente bajo una obsoleta constelación de cables.

REGRASADO

Ya regresa bipolar la herida con su camisa de fusil y mantequilla ministerial para morir con sus hermanos sobre la noria de los huesos el sagrado ojo del árbol no huye de la guerra civil regresa a ella en desconocidas plasmáticas de turbadora presencia un hipo de sangre encantadora la menestra del falacia aquella mujer con serpientes de madera en los cabellos negros sonrisa de wasap y ballena de alcantarilla rumiando el invierno desaparecido escondido en la esquina del sueño explorando al diablo atado a una compresa consolador olvidado en la tapa del naipe me decían huele mal el calendario y otro año mas fiero compruebo perdida la imaginación de los mineros en sus forros de mocos cuando era joven el secreto de tu culo en febrero sin sangre recostado en el zapato una esfera mistral viene a lamerme a maullarme con sus mentiras en una diáspora infinita cocinándose con calor de plomo sin DNI hacia la acequia donde el diablo abandonó su piel verde.

A TU LADO

Yo soy quien escudriña la noche del lobo,
quien te muerde la nuca en la niebla
y ataranta tu acuática calavera.
Yo, he estrellado mi nave blanca,
quedando atrapado, enmarañado
dentro de las redes de tu astral telaraña,
pegado al timón del Dios suicidado.
Yo demente, glauco,
eternamente a tu lado.


Feliz Cavidad

Espuma alabardero director progre lamiendo el culo mexicano, el camposanto sordo ahora en la calle sin silbidos sin la muñeca alemana de ojos inquietantes, un tiburón aletea bajo el Arco del Dean el arcipreste enamorado de un pupitre flotando en el limbo, ese ángel pervertido prendado con alfiler en mi álbum carbonizado, se ríe de mí, se ríe y necesito más cajones, necesito más cojones para amar la raya y ser asesinado por ella, para comprender por qué Tito y Chanquete tuerto son gerentes del vacío en el espacio.

Sin Dormir

El eco ofrece su carne sin dormir y su silencioso llanto se desborda sobre las viñas blancas. Aún queda toda la noche por delante. Hay sueños y sudor en la bandeja y la fatiga se acrecienta. Cada minuto es una uña que se arrastra.
Sé que te he perdido, pues el viejo abeto ha derramado su corona sobre mi almohada.
(de "Politraumatismo")

Don't Talk (Sandre, 2011) Sanguine